Inicio / Colaboraciones / DE TORMENTAS E INTERNETES

DE TORMENTAS E INTERNETES


El campo está seco.

A perro flaco todo se le vuelven pulgas y esta vez las pulgas vienen en forma de pertinaz sequía que tiene a nuestros campos sedientos y a nuestros embalses con una cantidad muy por debajo de lo que años atrás tenían por estas fechas. Este fin de semana se anunciaban lluvias, pero el carácter tormentoso de éstas hace que puedan caer muy dispersas y de forma irregular e incluso acompañadas de granizo con lo cual puede ser peor el remedio que la enfermedad. Con lo de las tormentas ya se sabe, llueve, según decimos por estos lares, «según pille la nube». Hasta tal punto pasa esto que pueden ocurrir casos como el que nos contaba un colega de Cantalpino cuando a una pareja que viajaba a lomos de un burro les pilló una de estas nubes de tormenta que descargó su líquido elemento sobre el trío formado por hombre, mujer y burro y cual no fue su sorpresa cuando comprobaron que tanto la mujer que iba sobre los cuartos traseros del asno y la mitad de este mismo estaban empapados y el hombre y el resto del burro estaban más secos que la mojama. ¿Que es un cuento?, también lo es el de que Elvis Presley sigue vivo y a esto le dan el nombre de leyenda urbana, Pues aquí le damos el nombre de leyenda rural y nos quedamos anchos.

Sin teléfono, por tanto sin Internet.

Hemos pasado casi 24 horas sin Internet, aislados del mundo entero y sin poder utilizar nuestro ordenador para darnos una vuelta por el planeta y ver lo que se cuece en este mundo. Es cierto, nos quitan una herramienta de este tipo y parece que nos falta algo. Ahora ya no se echa de menos a la mujer, a los amigos, al marido, y si me apuráis, ni a la suegra.

Ahora echamos de menos Internet. Pues en esas hemos estado en una parte del pueblo debido a que en la maña del viernes un camión se llevó por delante varios cables de la línea telefónica, concretamente en la calle Alameda y la calle los Cedros. Cuando te encuentras sin este hermano mayor de la tecnología y visto el panorama, sigues los pasos reglamentarios: llamas a Telefónica y das parte de la avería con tu número correspondiente de abonado. Pasas por la tortura de tener que escuchar voces grabadas y de hablar para nadie con esa sensación de que no eres tú el que hablas sino un señor que pasaba por allí. Al final hasta te preguntan si estas conforme con la atención del operador (ojo no confundir con cirujano) que te ha atendido y se quedan tan panchos.A partir de aquí no intentéis contactar de nuevo para ver como va la cosa de la avería porque las mismas voces impersonales que te atendieron al principio te dirán que tu número ya tiene una incidencia registrada y que los técnicos están trabajando para volver cuanto antes a la normalidad. Cosas del progreso, aunque a veces más que el progreso nos encontramos en el regreso- regreso al pasado-

Bromas a parte, Internet, aunque para algunos lo parezca, no es sólo una herramienta de ocio y para pasar el tiempo. También es una herramienta de trabajo imprescindible ya en algunas ocasiones, sino que pregunten a empresarios, gestores, asesores, bancos administraciones y un largo etc. El daño causado al no poder utilizar este servicio puede llegar a ser importante. Un día después Telefónica ya ha reparado los daños causados en el cableado. La pregunta que queda en el aire es si lo hecho con la celeridad que un caso de estas características requiere. Más de un día sin teléfono por este motivo se nos antoja demasiado en los tiempos que corremos. Pedir responsabilidades a quien corresponda es algo que debe hacer quien haya sido perjudicado por la falta de este servicio. Los usuarios pagamos, y no poco, por tanto tenemos derecho a reclamar aquello que nos corresponda y quien tenga que reclamar que reclame.

PBS

Te interesa

FELICIDADES, Satur

Hoy es un día especial para mi y sobre todo para quien van dedicadas estas …