Inicio / Actualidad / F.C. VILLORIA. Volvemos a la Gloria

F.C. VILLORIA. Volvemos a la Gloria

Sábado 4 de mayo, tarde fresquita, por momentos caliente y sobre todo emocionante. Llegamos a la Aldehuela con ese picorcito en el estómago, esas hormigas que te hacen falta en el cuerpo, cuando sabes que algo grande puede pasar. Me llevo a mi hijo a ver un partido de fútbol Modesto, el fútbol del pueblo, el nuestro. Un niño, que vive a los pies del Santiago Bernabéu, seguidor del Barcelona y ve el ambiente que se genera alrededor de dos equipos que no tienen nada que ver con el gran negocio y por momentos aburrido fútbol FIFA. Todo indica que va a ser una tarde como las de antes, cuando de pequeñito, me acercaba Al Arenal, sentía la humedad de esos míticos vestuarios, veía salir de ellos Al Vasco, a los añorados Benito y Tito, las diabluras de Javi el Rata, bregarse a Charly y Satur con los defensas y los paradones de CHUSCAS. Ese fútbol de antes, del barro en las porterías, la ilusión de un pueblo y sobre todo las mañanas frías y con niebla de los Domingos en VILLORIA. Ahí me empezó la afición al deporte rey, y unos cuantos años después me sigue emocionando ver al equipo de mi pueblo. Pasaron los años, ya me iba haciendo mozo y después de jugar desde pequeñito federado en todas las categorías empecé en ese fútbol que tanto nos gusta, los villorejos no teníamos equipo en el pueblo, pero si disfrutábamos en el inolvidable Amatos. Aquel equipo formado en su gran mayoría por chavales y veteranos de la Villa Aurea, también ganó títulos y sobre todo disfrutamos del tercer tiempo, después de cada partido, las cenas, risas, resacas, y sobre todo fútbol del bueno, con compañeros que además de tener mucha calidad, nos enseñaban y arropaban a los jóvenes, Michel, Javi Prudente, Antonio, Grego, Granados, Javi rata etc, etc, que tenían que aguantar a los imberbes y novatos, Gerardito, Santi, Víctor el urbano, Hippie, Webster, Lequio, Ángel Alfonso, Chus y este que les escribe. En fin, muchos años de historia de un club que con sus años fuera, y después volviendo al pueblo, hemos mantenido el pabellón alto por los campos de la provincia. Recuerdo hace cinco años cuando me propusieron volver a hacer el equipo y competir en Futormes, creo que tardé un segundo en pensármelo. No conocía apenas a la juventud del pueblo, ni mucho menos a los de la comarca, pero con la ayuda de unos y otros volvimos a poner el nombre del F.C VILLORIA en fútbol Modesto de Salamanca. Ayer cuando miraba a los lados veía viejas glorias en la grada, aficionados que no se han vestido de corto, pero siempre han estado en la banda animando, el mítico Amalio, al que tenemos que estar profundamente agradecidos, se acercó a ver el partido. No iba a ser fácil, al contrario, ellos demostraron por qué están arriba en la tabla, de hecho todos decíamos que tenían algún chaval muy bueno, pero transcurridas tres cuartas partes del partido teníamos que ver lo que nadie espera, parar el partido por una grave lesión, no era cualquier jugador, era el gran capitán, el Villorejo que más ha representado a nuestro pueblo por los campos de España, el que vive por y para su VILLORIA, que con 47 años, para a los de 20. Todo el público pendiente de Cordo. Después de estar más de 20 minutos esperando a la ambulancia se reanudó el partido y ellos habían generado más fútbol que nosotros, pero todos querían ganar el campeonato por su capitán, cuando nadie lo esperaba, Noel, aquel niño que tuve en alevines y que hacía diabluras con el balón, se sacó de la chistera un golazo de falta para asegurarse más de medio título. Todavía faltaba disfrutar con el salvador del partido, San Chape. Tres palomitas de libro, que bien habrían firmado su tío Rubio, CHUSCAS o mi gran amigo GERARDITO. Otro título para la buchaca, pero sobre todo sentir que nuestro pueblo tiene ilusión y ganas por ver a nuestros jóvenes disfrutar de algo que inventaron los ingleses, pero nosotros históricamente, sin dinero, lujos ni popularidad hemos conseguido emocionarnos y seguramente lo sigamos haciendo por los campos de Castilla. Me vuelvo a la capital del reino con la satisfacción de ver al equipo de mi pueblo, de mi gente, en lo más alto de la tabla, pero sobre todo sentir que aún no está todo perdido con este negocio, que mientras siga existiendo el fútbol modesto, tendré la misma ilusión y ganas de seguir ese deporte que alguna vez me hizo pensar que era Maradona. Sólo felicitar a todos los que hacen que nuestro equipo siga adelante. ¡Viva el F.C. VILLORIA!

Javier López Martín

05-05-2024

Te interesa

Irreverentials os invita a la presentación de su nuevo disco:

«El próximo miércoles 22 a las 20:30, en el Pub Monumental de Avda Portugal 157, …