Inicio / Colaboraciones / CAMARADA PUTIN

CAMARADA PUTIN

Esto que escribo sé que es como el humo, pero me doy el placer de desprender la adrenalina que llevo en mi cuerpo y llamar monstruo cobarde a todo golpista como Putin.

Mira que tenía preparado un relato de risa para este mes, pero va a ser que tendrá que esperar, a consecuencia de la invasión de Ucrania, por este personaje llamado Putin y todos sus seguidores, que le tienen como un dios. Aquí en la tierra no los hay y no descarto que algún día le suceda como a Mussolini, (después de fusilado fue colgado por los pies y rematado por el pueblo), que no tienen la culpa de lo que está sucediendo, con sus hermanos, que casi todos están entrevelaos, porque esto va a traer consecuencias para todo el mundo.

Porque las guerras aún ganando se pierden, estábamos saliendo un poco de las recesiones económicas y del coronavirus, donde veías ya a la gente reírse un poco, nos viene este tío y la que ha montado. Nos tenemos que solidarizar todo el mundo con esta gente, sientes miedos por tus hijos y nietos, que yo digo “que tiren una maldita bomba y dejamos de sufrir” aunque lo digo irónicamente, porque esto es muy fuerte y no me gustaría ver un holocausto, como lo que hizo Hitler.

Nunca me han gustado los extremistas ni de derechas ni de izquierdas, prefiero una mala democracia que una buena dictadura, que solo entran los que piensan como ellos, si no te cortan el cuello.

El comunismo que practica mucha gente no lo comparto, se ensalzan que hay que repartir para los necesitados, no seáis necios y mentirosos. Ahí tenéis al tío Putin, vuestro maestro, con salones de una huebra de oro, cuartos de baño, helicópteros, yates, barcos, miles y miles de millones y billones y el pueblo con hambre, no sé cómo no os da vergüenza y se pavonea con sus aires de grandeza, metiéndose en una sauna desnudo, que yo nunca he visto el carámbano, donde seguro que el agua está más caliente que la burra del tío Blas cuando estaba en celo.

Como éste otro de Bielorrusia, que juegan al hockey sobre hielo, que solo meten ellos los goles y que no se le ocurra a nadie hacerles una falta, o los porteros que les paren. ¡Cómo se vende! ¡Qué fantasma es! Como cuando va al bosque luchando con tigres y osos, que seguro que están disecados y llenos de paja y cuando se mete en los ríos o en el mar, cazando un tiburón de 100 kilos para arriba, como a otro que conocí que se los daban pescados. En su caballo montado y el torso al desnudo, con sus cuatro pelos al aire, como si fuera Atila, ya ve lo valiente que es usted.

Envenenando a periodistas, o matando a la gente que no piensa como usted, como le pasó a un opositor que le asesinaron en cierto puente estando de paseo. Este no llevaba escoltas como el del avión, no como usted que lleva 940 escoltas, que esos no los vemos. Viene usted de buen linaje, de sus “bisabuelos” Lenin y Stalin. No sea usted tan fantasma, tiene usted al pueblo en vilo, como suceda algo, aquí no va quedar ningún amigo cubano, Maduros ni el rey de Siria, ni los chinos, que están a dos bandas, ni el cabezón de Trump.

No me extraña que el presidente de Ucrania y su gente digan, que les hemos dejado solos. No soy politólogo pero, creo que se les ha ido de las manos a los americanos, que sabían lo que se estaba cociendo, a las naciones unidas y es que aquí hay un problema muy gordo. ¿Qué gobierno tiene huevos de mandar a tres mil soldados a pelear? Que no lo pueden hacer, porque se armaría gorda y ningún gobierno está dispuesto a mandarlos, porque pueden ser devueltos en ataúdes.

Creo que aquí la diplomacia tiene mucho que hacer, hay que machacar, machacar y machacar. El diálogo y muchas veces perdiendo un poquito se gana ¿Para qué están las bombas atómicas? desde mi punto de vista que yo no veo nada, porque no quiero ver al mundo destruido, no sería mejor un corredor de soldados para ayudar a toda esta gente, que en ciertos países les están abriendo las puertas. Polonia que se lo está currando y otras naciones, que estamos dispuestos a recogerlos con los brazos abiertos en nuestras casas, como hicieron con nosotros.

Porque como empiecen por Polonia como hizo Hitler, Austria y los demás países, será terrible. ¿Quién iba a pensar que en el siglo XXI podía desatarse la 3ª guerra mundial?. Aquí la diplomacia tiene mucho que hablar, es una nación de 40 millones de habitantes y no se le puede someter, como hizo con otros tantos, donde pone un gobierno a su antojo, como hizo en Chechenia, donde puede ser que se desborden los ríos con tanta sangre de inocentes. BASTA YA.

El otro día, me fue a ver mi nieto el mayor con 16 años, estaba en el sofá viendo la película de turno del oeste. Yaye, ¿no has visto la que ha preparado el tío Putin? si hijo, pero no quiero verlo y me dice con rabia si vienen a invadir España o mi pueblo, lucharía y no nos quitarían lo que tenemos, porque es nuestro. Lo primero que hacen estos dictadores cuando invaden, le dije hijo, no creo que pueda suceder, pero prefiero que me lleven lo que tengo, que perder a mi familia, olvídate hijo de guerras, porque cuantos jóvenes como tú que han ido voluntarios no han durado ni tres noches, porque no estáis preparados y menos delante de estas máquinas de hombres adiestrados por dictadores que no les cortaron la lengua al nacer, así que se puede dar el milagro que se le escuche al pueblo y algún general con el ejército, les pueda dar un golpe de estado, porque el mundo tiene miedo.

Yo he cumplido, pero miro para atrás y me entran escalofríos, cuanto me acuerdo de Gorbachov, lo que tuvo que enfrentarse y luego tirar el maldito muro, pero no pudo con los comunistas salvadores, les cortaron el cuello, la tolerancia y la libertad.

Esto es una cita Erich Hartmann.

“La guerra es una lugar donde jóvenes que no se conocen y no se odian se matan entre sí, por la decisión de viejos que se conocen y se odian, pero no se matan…”

Suerte, un abrazo.

ALFONSO “EL PINDOQUE”

2022-03-08

Te interesa

Malestar entre padres y madres de alumnos por la falta de docentes en el CEIP GABRIEL Y GALÁN de Villoria.

Una vez más los recortes afectan al medio rural, ese del que en pandemia hemos …