Inicio / Información / LOS 71 VERANOS DE MUCHAS VIDAS
Hoy debo marcar otro verano en el calendario y adquirir la preparación necesaria para todos los achaques y dolores que se avecinan

LOS 71 VERANOS DE MUCHAS VIDAS


Hoy debo marcar otro verano en el calendario y adquirir la preparación necesaria para todos los achaques y dolores que se avecinan
El tiempo tiene su peculiar manera de moverse y nos puede pillar desprevenidos con el paso de los años. Parece que fue ayer cuando yo era joven, con unas ilusiones sin medida, y poco a poco me fui embarcando en una vida real con sueños que hoy se empiezan a acariciar con los dedos.

En cierta forma parece que no haya pasado el tiempo, y entonces pienso: ¿a dónde se fueron los años? Estoy segura de haberlos vivido, muchos de ellos entre aquellos duros pero alegres veranos, cuando tenía algo muy importante que es la juventud que arrasaba con todo, con calores iguales o más fuertes que los de hoy, segábamos de sol a sol y así llegaban los inviernos y demás estaciones, y gracias a Dios aquí estamos pudiendo mirar las cosas con más calma pero sin perder el interés de seguir creciendo.
Hoy llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de lo conseguido, observo las cabezas grises de mis contemporáneos y sus lentos movimientos, unos están en mejor forma, otros peor que yo, lo cierto es que el paso del tiempo se empieza a mostrar y nos vamos transformando en aquellas personas que he visto a lo largo de los años y de los que siempre me parecía que estaban muy lejos de sus veranos, tan lejos que nunca pensé como serían, y hoy me digo: ¡Dios, cómo pasa el tiempo!

Hoy debo marcar otro verano en el calendario y adquirir la preparación necesaria para todos los achaques y dolores que se avecinan, pérdida de fuerza y menos habilidad para hacer todas las cosas que quisiera haber hecho y que nunca hice. Pero menos mal que el verano esta aquí y es el momento de convertir las ilusiones en esperanzas. Tengo algún arrepentimiento por cosas que no debería haber hecho, otras que debí hacer y no hice, pero la verdad es que hay muchas otras que hice y seguiré haciendo muy satisfecha por atreverme a hacerlas.

Con la edad se piensa mucho más profundamente aunque te llegan a importar menos algunas cosas, porque se tiene más fuerza de convicción sobre lo que deseas, yo me siento más libre y sin miedos al pasado, ya que esos veranos nunca más te podrán afectar.

La vida es un regalo, la forma de vivirla es cosa de cada uno, lo importante es que la vivimos bien y se la hagamos agradable a los demás. Mirad una cosa, para mí los mejores doctores para una buena vida son el doctor alegría y el doctor tranquilidad. Si yo me duermo mejor en mi sillón con la tele encendida por qué me tengo que ir a la cama; por qué me llaman carca si no me gustan las canciones en Inglés, pero en cambio me gusta Serrat, Concha Piquer o Roberto Carlos; y si me gustan las películas de Gracita Morales o José Luis López Vázquez, pues que viva lo antiguo mientras que estemos aquí.

Muchos de los de mi generación estarán de acuerdo conmigo, porque dice mucho de nosotros, de la vida que nos tocó en suerte, y para los que vienen detrás que vayan pensando que sus veranos llegan y pasan mas rápido de lo que piensan, como se me pasaron a mí.
Este recorrido, que lo tenemos que hacer todos, hagamos que sea único y fantástico.

Amigos, paisanos, usuarios de Besana, os deseo el mejor verano de vuestra vida.

Un abrazo.

Como se pasa la vida
entre luces, sombras, dudas
con sus idas y venidas
hasta el cristal se madura.

La historia va por entregas
dejamos atrás la brega
que después de tantos años
se convierte en la tarea.

A saltos tristes y alegres
por esta vida de paso
andamos mientras vivimos
caminando hacia el ocaso.

Después de vencer mil vientos
con dicha de haber llegado
tropezando y levantando
se van contando veranos.

Basi Cascón

Te interesa

¿ VILLORIA VERDE ?

En este artículo queremos denunciar la situación en la que se encuentra una parcela situada …