Inicio / Colaboraciones / TERAPIA OCUPACIONAL:
LA PROFESIÓN DESCONOCIDA

TERAPIA OCUPACIONAL:

LA PROFESIÓN DESCONOCIDA
¿Qué es la terapia ocupacional? El motivo de este artículo es que se empieza a oír el nombre de terapia ocupacional (sobre todo en residencias) pero hay un gran desconocimiento de esta profesión, ya que no es raro oír que los terapeutas ocupacionales juegan al bingo con los ancianitos en las residencias, muy lejos de nuestra verdadera función.

Aunque parezca mentira, para nada es una nueva profesión, ya que en el año 1793 empezaban a surgir los cimientos de la terapia ocupacional y en el año 1968 ya estaba bien definida por la Asociación American de Terapia Ocupacional y ya se formaban terapeutas en España.

Es una profesión que se puede ver en muchos ámbitos, desde hospitales hasta colegios, centros de discapacitados y residencias para las 3ª edad. Es en este último lugar precisamente es donde más terapeutas ocupacionales se ve y donde más se desconoce su función.

Por definición, la terapia ocupacional es la ciencia que alivia la discapacidad mediante la ocupación, reentrenando las actividades de la vida diaria, adaptando el entorno y entrenando y asesorando sobre ayudas técnicas promoviendo la máxima autonomía posible de la persona.

Es decir, cuando una persona no puede desempeñar sus actividades de la vida diaria (asearse, vestirse, comer, caminar, peinarse, lavarse los dientes, ir al w.c …) debido a una enfermedad o discapacidad interviene el terapeuta ocupacional para buscar cuál es el problema principal que impide a la persona llevar a cabo su vida diaria y buscar una solución para compensar o recuperar las capacidades pérdidas.

Así pues, en esta magnífica profesión volvemos a enseñar a las personas a vestirse, a asearse, a comer… a ser autónomos e independientes. Para ello, podemos adaptar el entorno (el puesto de trabajo, el hogar), enseñamos a manejar ayudas técnicas como cubiertos adaptados, sillas de ruedas, andadores, bastones, prótesis… y un sin fin de cosas que hacen la vida más fácil a aquellas personas dependientes.

Imagínense por tanto la infinidad de cosas que se pueden realizar en una residencia con personas que padecen demencias como el Alzheimer donde acaban dejando de comer solos, de vestirse, de andar, o en una mutua donde acuden a rehabilitarse las personas tras sufrir un accidente de tráfico, y por no decir en centros de discapacitados donde muchas veces ni siquiera se ve la figura del terapeuta ocupacional.

Los terapeutas ocupacionales no realizamos actividades para entretener a las personas, realizamos una rehabilitación individual, fomentamos la autonomía y prevenimos la discapacidad.

Raquel Franco
Terapeuta Ocupacional

Te interesa

EL MISTERIO DE MI VIDA

Yo, con la situación que hemos pasado estos tres meses de penas y luchas, me …