Inicio / Actualidad / Cuando ser mujer era una carga.

Cuando ser mujer era una carga.

A ti, mujer, a la que ahora dedican un día internacional cuando tú día es, y debe ser, todos los días del año, te deseamos siempre lo mejor.

Hoy puedes estar orgullosa por todo lo conseguido, pero nunca satisfecha hasta lograr tus los objetivos. Mucho ha sido lo andado; largo y tortuoso es el camino, no tanto aquí como en otros lugares, donde todo aquello por lo que lucháis brilla por su ausencia.

Feliz andadura en el presente, fuerza para el futuro y memoria para el pasado, un pasado al que acudimos con nuestro recuerdo, como no puede ser de otra manera, para todas aquellas que ni siquiera tuvieron la oportunidad de levantar la voz y luchar por sus derechos, pero que, con su esfuerzo y su trabajo,  pusieron las bases para que hoy podamos disfrutar de una sociedad más justa, igualitaria y solidaria.

Mujer que desde la cuna

entre barrotes creciste,

con más o menos fortuna,

tu vida cara vendiste.

Tuyos fueron los desvelos

por esos hijos benditos.

Y también los desconsuelos

por esos tiempos malditos.

Tiempos de pena y dolor,

tristeza y amargura.

Preñados, también, de temor,

de llantos y de ternura.

Trabajar todos los días

fue tu eterno destino.

En el mundo que vivías 

ese era el camino.

No hablemos de descansar 

que, aun teniendo escuela,

nunca pudiste conjugar

ese verbo, aunque duela.

Tu sembraste la semilla

del futuro, ya presente.

Hoy tu luz es la que brilla.

Eres nuestro referente.

Las huellas que la vida dejó en tu cara

marcaron para siempre tu triste mirada

Te interesa

Ayer se celebró en el teatro Calderón de Peñaranda la gala «Mujeres que dejan huella», organizada por el digital Noticias A Tiempo.

Como ya informamos en su día, dos mujeres de nuestra comarca se encontraban entre las …