Inicio / Colaboraciones / RECUERDOS DE MI JUVENTUD
Con dieciocho añitos me cogí la maleta de rayas de saco que era más alta que yo y en un vagón de tercera con asientos de madera llegué a Bilbao

RECUERDOS DE MI JUVENTUD


Con dieciocho añitos me cogí la maleta de rayas de saco que era más alta que yo y en un vagón de tercera con asientos de madera llegué a Bilbao
Que mal me encuentro cuando me levanto por la mañana y mi cerebro empieza a dar vueltas con las cosas que están pasando en esta España de ladrones, corruptos y mercenarios, donde todo el mundo tiene miedo y se está pasando muy mal. Gobiernos que solo controlan al trabajador de a pie ¿de quién te fías? Donde se están destruyendo puestos de trabajo salvajemente, se ve la necesidad en muchos hogares y vamos a peor, me apena ya no por mí que lo pasé mal de pequeño, sino por los que vienen detrás, así que voy a contar unas historias que me ocurrieron cuando era joven, porque no todo van a ser penas.

Corría el año 1961 y aquí en este pueblo se pasaba muy mal, como en casi todos los pueblos no había trabajo así que había que buscar el pan fuera de tu querido pueblo, donde dejabas amigos y familia. Para mí fue penoso porque a mi madre la hice sufrir mucho y cuando más la quería me tuve que alejar de ella por la situación. Ocho hermanos que había que mantener así que no te quedaba otro remedio que emigrar.

Con dieciocho añitos me cogí la maleta de rayas de saco que era más alta que yo y en un vagón de tercera con asientos de madera llegué a Bilbao, pero en ese vagón habían caído muchas lágrimas que salían solas de mis ojos como el goteo que tiene el riego de las plantas.

Me fue a buscar a la estación mi primo Capi y me buscó patrona, faltaban ocho días para las navidades, a los dos o tres días fue una buena tropa de chavales de mi pueblo que estaban en la misma situación que yo, veinticuatro chavales.

Un primo y otro chico se fueron conmigo a patrona, los otros buscaron trabajo y patrona en otros sitios aunque nos veíamos a menudo, a mi primo, al otro chico y a mí nos dieron trabajo en Zurbarán, a la entrada de Bilbao, así que tan contentos y a empezar al día siguiente de navidad.

Aquello nos parecía a nosotros Hollywood, las luces, los tranvías, los anuncios luminosos por la noche y los árboles de navidad, con aquellas sirenas de los barcos y de las fábricas. Aquello para mí me parecía otro mundo, chavalas por todos los lados que me parecían preciosas porque aquí en el pueblo estábamos casi todos requemados de los masajes que nos daban en el campo. La patrona provenía de Santander, muy buena gente pero que sucedía que aquí en el pueblo no teníamos baño y hacíamos las necesidades en el campo porque nunca habíamos visto un váter, pero no nos encontrábamos a gusto así que nos íbamos a cagar al monte.

Llega la nochebuena, nos sentamos a cenar tan contentos y saca la señora en una fuente bien puestos unos langostinos con los ojos fuera, yo nunca los había visto, me metían miedo porque solo habíamos visto los de los chicharros y no los tenían fuera. Dijo la patrona venga hijos coger lo que queráis, yo dije a mí no me gustan esos bichos( pues no sabían lo que eran y según me miraban menos). Había a mi lado un chico de León que por cierto estaba liado con la hija de la patrona que se llamaba Begoña, me dijo cómelos que están muy buenos, le dije con esos pinchos y esos ojos me ahogo, se echo a reír y me dijo es que hay que pelarlos, ahora me ves a mí, manda huevos que zoquete de mí, probé el primero que rico me supo y me dijo el chico chupa la cabeza que esta divina pero no te la tragues, mira que yo por aquel entonces lo único que chupaba eran chupa chups.

Terminamos con la comida y llegó el postre, una piña y todo lo que se comía en navidad, dice la señora voy a partir la piña, ¿ os gusta hijos? y dice mi primo si señora lo que pasa que allí la llevamos al horno y nos la asa mi tía Salo por las noches, pues tiene panadería, es que estas remolachas son más pequeñas que las de nuestro pueblo, que vergüenza madre y dice la señora¡ pero hijos! esto no es una remolacha sino una piña. Al otro no le hacía falta vaso se bebía el agua del tazón de los langostinos, madre madre que tres adefesios.

Yo creo que los que estuvieron en aquella cena, será recordada como la de Jesús con los apóstoles cuando le vendió judas, porque allí dejamos una huella los del pueblo, sucedieron más anécdotas y empezamos a trabajar con unas ganas terribles para mandar dinero a casa.

Ya llevábamos como dos meses y nos íbamos refinando un poco, en esto que trabajando pasaban muchas chavalas por allí, una me empezó a gustar y la tire los tejos, quedé con ella para ir al cine un sábado, me dijo que bueno y llegó ese día ansiado porque yo nunca había estado con una chica en el cine. Y me dice un primo que le quiero mucho pero es un jodio tranchala y no me fio de él, que él iba también y le dije ¡ojo primo que la novia es mía!, no es como ahora que hasta que no se casan son amigos, no me prepares una putada y me dijo tú tranquilo que solo voy a ver la película.

Por entonces las parejas se ponían a la parte de atrás para morrearse, ya se lo decías tu al acomodador le dabas la propina pero no te enterabas de la película. Entramos los tres en la sala, la chica se sentó entre los dos, estábamos más vírgenes que los tomates verdes pero con un simple roce o una manita te entraban unos escalofríos de placer como si fuera la corriente, la película se titulaba El Péndulo de la Muerte, que miedo pasamos, ya llevaba un rato sentado y la eche el brazo por detrás, arrimando un poco la cara y la chavala parecía que me aguantaba, yo creo que la pobre era del miedo que estaba pasando porque era una cría, mi primo que me vio con el brazo también quería ponerle el suyo, decía para mí este calatrava me jode el chollo, se arrimaba con el cuello largo que tiene y yo le retorcía una oreja, le pellizcaba, me daban ganas de morderle un dedo, pero nada el tío burro que burro. Viendo que por arriba no podía me quité el brazo y dije voy a intentarlo por abajo agarrándola de la mano que aquello era un triunfo en aquellos tiempos y mi primo que también quería agarrar a la chavala asustada, pero me hice con las dos manos y mi primo dando guerra viendo que no le dejaba en un momento de miedo me dice por detrás alargando el cuello, primo déjame que la agarre las manos un poco que tu ya llevas mucho tiempo con ellas.

Ya estaba terminando la película, del miedo que pasamos nos abrazamos los tres y lloramos de miedo , ahora me río y digo que ignorancia, salí un poco tiempo con ella, ya solo. Luego me tuve que venir a la mili voluntario a Salamanca y creo que mi primo la acompañó un tiempo, no creo que se le haya olvidado a ella, ni a mí tampoco y puedo asegurar que de los veinticuatro que llegamos a Bilbao fuímos violados por las prostitutas, porque estábamos todos vírgenes, yo el primer servicio que hice fue en Las Cortes en «El Gato Negro» me costó setenta y cinco pesetas a cada uno de tres capullos que entramos con ella, eso sí quedó tan contenta que nos invitó a una cerveza porque cumplimos los tres como hombres.

Y como dice el otro, ¿me vas a decir tú a mí de mili ? .

ALFONSO «EL PINDOQUE»

Te interesa

FELICIDADES, Satur

Hoy es un día especial para mi y sobre todo para quien van dedicadas estas …