Inicio / Colaboraciones / Lo que se oye hoy en día.

Lo que se oye hoy en día.

No sé si lo que voy a decir es ignorancia, es hipocresía, o las 2 cosas.

Hoy en día mucha gente no hace nada más que añorar las vidas de antaño. Pues bien cierto es que en todas la épocas hay cosas buenas y malas.
Hoy en día se oye decir que se vivía mejor antes porque no había malicia ni había depresiones.

Pues hace falta ya estar ciegos: si empezamos. Al acabar la guerra, muchísima gente acabó en el manicomio porque de tanto sufrimiento y tanto dolor, terminaron en una depresión que les llevó a muchos a la locura. Y en el manicomio les ponían la camisa de fuerza, que debía de ser algo horrible.

Pero no hace falta hablar de esa época. ¿Cuántas personas se ahorcaban en los sobrados, se tiraban a los pozos o se ponían al tren? Porque yo lo sé muy bien sabido. Y estoy diciendo una verdad como un templo. Y en cualquier época. Y él que se suicida, suele ser por una depresión.
Y que no me vengan a mí decir que no había depresiones porque yo vengo de una familia y que de eso ha sufrido mucho. Y he estoy hablando de generaciones atrás. No de padres y hermanos. Y no tengo ningún reparo en decirlo porque no es delito.
En cuanto a la maldad, la cosas que oí en la barbería de mi padre de gente que le daba a la lengua de otras personas levantando falsos testimonios.
A mí padre con seis hijos y uno enfermo, y a otro señor que también tenía una hija enferma. Los 2 eran trabajadores que se ganaban la vida como podían. El corresponsal del pueblo, los sacó de mutualidad porque gente mala fue malmetiendo. Y entonces tenían que pagar las medicinas de los hijos enfermos que eran carísimas. Dos obreros y con hijos. Y como el corresponsal tenía poder, por eso lo hizo. Porque así funcionaban las cosas.

Mi padre que era muy hábil, fue con el otro señor a la caja previsión a reclamar. Y le llegó una carta a ese corresponsal. No sé que le diría que los metió en la mutualidad de nuevo. Lo peor de todo, que dicho señor, era maestro nuevo en el pueblo y se dejó asesorar de analfabetos. Y si me pongo hablar de maldades no acabo nunca. Y los vecinos reñían mucho en todos los sitios y se decían cosas terribles.

Y pobrecitas de las mujeres que se quedaban embarazadas de solteras. Quedaban marginadas. Iban en casa de los padres y la mayoría las echaban de casa. Y algunas tenían que ir al hogar cuna. Y muchos bebés se morían porque no había medios.

Una mujer soltera pasaba penurias y desprecios. ¿No era eso malicia? Que venga Dios y lo vea.
Y en cuanto a otras malicias, tengo que decir que mi abuela la de La Vellés debía de ser muy caritativa. Y tengo entendido que buenas putadas la hicieron. Yo no la conocí.

No sigo porque esto es infinito.

Inés García Hernández

Te interesa

Se acercan nuevos días solidarios en la comarca de Las Villas.

El domingo 28 de abril tendrá lugar la tradicional marcha solidaria de todos los pueblos …