Inicio / Actualidad / De la alegría a la melancolía.

De la alegría a la melancolía.

Triste, gris y melancólico. Así nos ha salido este lunes 12 de septiembre que marca el fin del verano en nuestro pueblo y nos devuelve a la monotonía diaria. Tan solo la presencia de la añorada lluvia nos deja un poco de esperanza de cara a afrontar un otoño- invierno que, según todos los pronósticos, se avecina largo y duro. Esperemos que no sea tanto crudo como lo pintan.
El día de ayer, la cena de la vaca y la nochevieja villoreja pusieron punto y final, como ya es tradición, a las fiestas en honor a nuestra patrona la Virgen de la Vega. Poco podemos añadir a lo que ya se ha publicado, visto, dicho y oído.
Unas fiestas que comenzaron marcadas por una absurda polémica y que terminaron con buen sabor de boca. En cualquier evento público de estas características siempre habrá aciertos y se cometerán errores; a aquellos sería conveniente darles continuidad, y de éstos, aprender para corregirlos cuando llegue la ocasión. Es obvio que nunca va a estar a gusto de todos, pero sería aconsejable que agradase a la mayoría.
Lo que si es cierto,y nadie debiera poner en duda, es que quienes las organizan son los primeros interesados en que salgan lo mejor posible, a nadie se le ocurre tirar piedras sobre su tejado. Criticar es muy fácil, y desde el anonimato mucho más; si de ahí pasamos al insulto y a la falta de respeto, mal ejemplo damos. Es verdad que ostentar un cargo público lleva implícito estar expuesto a las críticas, pero eso no da derecho a nadie al insulto fácil, zafio y grosero y menos cuando se hace contra personas con quiénes estas conviviendo a diario. Penoso y reprobable. De esto esperamos que también se aprenda.
Que la melancolía y la añoranza sean solo flor de un día y nos dejen abierta una puerta a la esperanza de que el próximo años volveremos a celebrar nuestras fiestas en paz y armonía. El próximo año más y mejor.
¡¡VIVA VILLORIA!!
¡¡VIVA LA VIRGEN DE LA VEGA!!

Te interesa

Abierto el plazo de inscripción para el aula de la mujer.

El aula de la mujer no falta, como cada año, a su cita con el …