Inicio / Colaboraciones / BERNARDO AQUÍ DEJASTE TU HUELLA
NUEVO ARTÍCULO DE ALFONSO "EL PINDOQUE"

BERNARDO AQUÍ DEJASTE TU HUELLA

NUEVO ARTÍCULO DE ALFONSO «EL PINDOQUE»

Hola amigo, hermano, te estoy escribiendo por la fecha en la que nos dejaste y parece que te estoy viendo esos ojos de pícaro, que reflejaban tanta bondad e inteligencia, me transmites una paz recordando los buenos momentos que pasamos juntos y te cuento: «por aquí en la tierra el hombre se está convirtiendo en lobo para el hombre, parte de los políticos son hienas carroñeras, sacando a ladrones de las cárceles y los que siguen robando no les meten. Donde parte de la justicia no funciona, se acojonan con los pudientes y a los valientes se los cargan por nada, que me dices. Ciertos jóvenes quieren transparencia, pero los barren del mapa porque no están en sintonía con ellos y se los cargan. El pueblo ya está harto porque miramos y no vemos, estamos en tinieblas, la gente lo está pasando muy mal. En parte de la iglesia se están dando muchos casos donde algunos sacerdotes y obispos han abusado de niños indefensos, dejándolos una secuela para toda la vida. La santa madre iglesia nos lo está poniendo muy feo a los creyentes, ¿qué camino cogemos?, yo creo que el de las buenas personas aunque no estén en ninguna institución.

Bueno, ya sabrás que tus hermanos están un poco chungos, alguno de ellos ha tenido que ser intervenido, de momento se va librando Pedro, y yo creo que es porque es un gran Navarro. La iglesia no os manda jóvenes para echaros una mano, como que me dan ganas a mis años de ordenarme. Yo creo que van a lo fácil, a las buenas catedrales, al obispado, donde está el papa que hay mas comedores, que con rezar no salvan el mundo, hay que estar en la calle.

Amigo te voy a contar un poco de mi vida, he pasado un año chungo, pero bueno también he sido feliz, porque lo peor que hay es acojonarse cuando hay un problema. Pues hace un año por ahora, después de venir de vacaciones empecé un poco a engordar y andar menos, me encontraba cansado y me fatigaba. Llega la marcha del hambre que son 14 kilómetros en abril, la hice pero me vi muy mal, yo creía que no llegaba, me asfixiaba y con un dolor en el pecho que no me gustaba. Llega el verano y viene nuestro amigo Manolo de vacaciones, quedamos por la mañana a andar dos días, porque no aguante más.

Según subía el cacho cuesta del polígono empezaba mi calvario, no me quedó otro remedio que empezar a visitar a los médicos, me hicieron pruebas y me dijeron lo que tenía, varias arterias obstruidas. Al final me operaron y me han dejado como nuevo. La verdad amigo ha sido duro porque casi siete horas viendo y sintiendo mi operación, pero estaba mentalizado, entiendo que tu fuiste mas valiente que yo, cuando dijiste a los médicos, esto se acaba he completado mi obra y me voy contento el señor me llama, yo les dije acordándome de ti, yo no me puedo morir porque mi obra no está completa, donde hay gente que me necesita y yo a ellos también, porque en la tierra estoy muy a gusto. Cuando pude me fui incorporando a mis tareas sociales y me encuentro de maravilla, así que hermano la luz que te pedí el año pasado ya me ha llegado. Espero escribirte muchos años desde la tierra, aunque no te vea pero te siento cerca.

Alfonso Prieto

Te interesa

LA LUCIERNAGA Y LA SERPIENTE

Se puede ser creyente y discrepar. En mi cuerpo conviven dos personas, hay días que …