Inicio / Información / LAS RAÍCES DE UN CIENTÍFICO EN EL CUARTO DE VALDEVILLORIA

LAS RAÍCES DE UN CIENTÍFICO EN EL CUARTO DE VALDEVILLORIA


Una de las cumbres de la ciencia española D. ARTURO DUPERIER nació en 1896 en un pueblecito de Ávila (Pedro Bernardo), hijo del farmacéutico del pueblo y de la maestra, Eugenia Vallesa Vela, salmantina de 36 años y a su vez hija de Leonardo Vallesa Hernández natural de CORDOVILLA y Victoria Vela Suárez nacida en EL PEDROSO DE LA ARMUÑA.

Estudia en Ávila y en Madrid, donde se trasladó en 1913 para estudiar Químicas y Físicas entre 1916 y 1919. En 1933 oposita a Geofísica en Madrid.

Casado con Aymart Gil, fueron testigos de su boda Nicolás Sánchez Albornoz y su hijo Claudio Sánchez Albornoz, eminente medievalista abulense.

En 1936 se desplaza a Valencia con su laboratorio y por mediación de Álvarez del Vayo sale de España el 30 de Abril de 1938. Pasa por París y Londres, donde estaban los números uno en Radiación Cósmica y Física Nuclear.

Regresa a España el primer domingo de 1953 apoyado por Ruiz Giménez y con la promesa no cumplida de la Cátedra de Rayos Cósmicos. Don Arturo muere en Madrid a la edad de 63 años en plenitud de sus facultades.

En 1959 se le concedió el premio Juan March y en 1970 el Quevedo.
En Ávila tiene una calle y un colegio con su nombre. El observatorio astrofísico científico de Arrecife de Lanzarote en “Roque de los muchachos” lleva el nombre de ARTURO DUPERIER.

Narciso Turrión

Te interesa

REUNIÓN INFORMATIVA CURSOS DE INGLÉS E INFORMÁTICA .