Inicio / Colaboraciones / SE ARMÓ LA DE SAN QUINTÍN
Muchas veces hemos escuchado o pronunciado la expresión "se armó (se va a armar) la de San Quintín".....

SE ARMÓ LA DE SAN QUINTÍN


Muchas veces hemos escuchado o pronunciado la expresión “se armó (se va a armar) la de San Quintín”…..
….haciendo referencia a una riña, pendencia o suceso muy violento o de graves consecuencias. El origen de esta frase se remonta, como en tantas otras ocasiones, a la propia historia de España.

Los hechos tuvieron lugar recién comenzado el reinado de Felipe II, aquel en cuyos dominios nunca se ponía el sol, concretamente al 10 de agosto del año 1557. La Batalla de San Quintín fue un combate sangriento entre los ejércitos españoles, al mando de Manuel Filiberto de Saboya, y las tropas francesas del almirante Gaspar de Coligny. La batalla tuvo lugar junto a la fortaleza de San Quintín y finalizó con la victoria hispano-imperial.

La batalla de San Quintín se enmarca en el último periodo del enfrentamiento entre las casas de Habsburgo y de Valois, conflicto que el nuevo rey de España recibió como parte de la herencia de la política internacional de su padre, el emperador Carlos V. La quinta guerra de este largo conflicto tuvo su inicio en las disputas políticas y jurisdiccionales entre la Monarquía Hispánica y el papa Pablo IV. El rey francés, Enrique II, encontró en ellas la ocasión de aliarse con el Papado y de volver a cuestionar la hegemonía de los Habsburgo (dinastía a la que pertenecían Carlos I y Felipe II) en Europa.

Sumando a las bajas en combate la matanza de huidos, que fue muy considerable, se calcula que el ejército francés perdió unos 6.000 hombres, resultando prisioneros 6.000 más. Fueron capturadas más de 50 banderas y toda la artillería. Los 5.000 mercenarios alemanes que se habían rendido fueron repatriados a cambio del juramento de no servir nuevamente bajo banderas francesas por un período provisional de seis meses. Las fuerzas de Felipe II también sufrieron importantes bajas entre muertos y heridos.

Al conocer el resultado de San Quintín, Felipe II informó a toda su familia y decidió celebrar la victoria ordenando la construcción del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Fue dedicado a san Lorenzo, santo del día de la victoria. Seguidamente se acercó a felicitar al duque de Saboya, y -contra su opinión- decidió no atacar directamente París hasta no haber tomado la ciudad de San Quintín, aún en manos francesas. Los sitiados resistieron hasta el 27 de agosto, cuando una columna española, otra flamenca y una tercera inglesa asaltaron -con un duro cañoneo- varias brechas abiertas en la muralla. Los asaltantes pasaron a cuchillo a gran parte de la guarnición y capturaron también al almirante Coligny con varios nobles más. Felipe II dejó como guarnición al conde de Abresfem con 4.000 alemanes, regresando a Bruselas para la reunión de los Estados Generales.

En 1558 las tropas españolas volvieron a vencer a las francesas en la batalla de Gravelinas, forzando a Francia a firmar la Paz de Cateau-Cambrésis en 1559.

Te interesa

Folk on Crest  nos deja muy buen sabor de boca

Colgando prácticamente el cartel de completo, Folk on crest  comienza su gira. A ritmo de …