Inicio / Sociedad / PALETOS DE PUEBLO
Ser de pueblo no es ninguna deshonra, todo lo contrario

PALETOS DE PUEBLO

Ser de pueblo no es ninguna deshonra, todo lo contrario
Hace tiempo que me rondaba sacar a colación este tema, pero era precisamente tiempo lo que me faltaba para poder escribir lo que a continuación os invito a leer (es gratis):

Es domingo, mediodía y la fórmula 1 acapara toda la atención. Entre comentario y comentario de los periodistas se da paso a un reportaje donde una guapa reportera pasa unas horas con uno de los pilotos informándonos de lo que es un día cualquiera para uno de estos personajes . Es la hora de la comida, el piloto es brasileño, la ciudad y el restaurante también, así que lo que procede es pedir una comida típica: Rodizio. Ha llegado el momento de saborear la carne, y presentada tal y como se suele hacer en estos casos-ver imagen-la señorita o señora pregunta inocentemente algo así como ¿y ahora que se hace? Inmediatamente e intentando enmascarar su comentario suelta otro del calibre de : ¡ah sí!, cortar la carne, parezco un PALETO DE PUEBLO.

¡ Error, estimada señorita!: en su caso debiera haber dicho paleta no paleto, no me cambie los géneros tal y como están las cosas no siendo que se enfade alguna ex ministra. Lo que pasa es que lo de paleta tiene otros significados y es menos contundente que lo de paleto que se entiende a las mil maravillas y punto.

¿Y qué es un paleto? ¿y por qué narices tiene que ser de pueblo?. Si nos atenemos a la definición del diccionario un paleto es una persona rústica y zafia. Por lo de rústico( de campo) siempre seremos paletos, pero por lo de zafios no, y en este caso su comentario fue lo suficientemente zafio como para considerarla a ella una paleta, eso si, de ciudad. Porque paletos en los pueblos haberlos, hailos, pero en la ciudad se multiplican proporcionalmente al número de habitantes.

Hemos tergiversado los conceptos y ahora paleto es aquel que desconoce determinadas cosas bien por ignorancia o por no estar al día: Que no sabes lo que es un rodizio: eres un paleto, que nunca has probado un kebab: eres un paleto, que no no tienes ni idea de como se baja una peli, un disco o vaya a saber usted qué del ordenador: eres un paleto, que pagas al vigilante en los aparcamientos porque no sabes utilizar la maquinita: eres un paleto, que cuando vas a las grandes ciudades no montas en metro porque sacar el billete es una odisea para ti: eres un paleto, que no sabes lo que es una linea low cost,:eres un paleto….Y no sigo porque os aburriría con todas a quellas cosas por las que te pueden considerar un paleto..de pueblo.

Y a los que cuando ven las gallinas dicen que que bichos son esos, a los que preguntan que artilugio es el que está en el suelo y cuando lo pisan dicen ¡joder con el rastrillo!, a los que no saben que es una matanza y se pirran por el jamón, a los que no distinguen una planta de patata de una de remolacha, a los que ignoran que es subir al Teso de la Calera o al de la Horca y ver el campo en toda su belleza y esplendor, a los que nunca han disfrutado de una buena verbena y una peña en el pueblo… Y corto porque me pasaría lo que con la lista anterior. A estos ¿cómo les llamamos?, ¿paletos de ciudad?

Ser de pueblo no es ninguna deshonra, todo lo contrario, como tampoco lo es ser un paleto. Cada uno es como es y hay cosas mucho peores que califican a las personas y que no se ridiculizan tanto. Lo más seguro es que la periodista citada con anterioridad nunca llegue a leer esto. Ni me preocupa ni me importa; sólo decirle a…(no se ni como se llama ¡seré paleto!)que su comentario me ha servido para reivindicar mi condición de pueblerino y, si llega el caso, de paleto.

T.G.

Te interesa

LA JUVENTUD PIDE PACIENCIA,TOLERANCIA Y UNIDAD

LA JUVENTUD PIDE PACIENCIA,TOLERANCIA Y UNIDAD

Queridos vecinos del pueblo de Villoria: El mes de septiembre se acerca y con el las fiestas de nuestro pueblo, una vez más empezaran todos los preparativos para la semana mayor, las peñas a punto, las casas llenas de camas y de comida para estos días y los cuerpos para aguantar hasta las doce campanadas que nos harán comenzar el nuevo año villorejo.