Inicio / Información / ¡¡A REIRSE QUE ES MUY SANO!!

¡¡A REIRSE QUE ES MUY SANO!!


A juzgar por los numerosos estudios que se han hecho sobre el tema, el efecto terapéutico de la risa es innegable. Comienza la terapia riéndose de uno mismo y con los demás ¡Ojo!, con los demás, no de los demás. Pero mucho cuidado que todos los excesos son malos y en este caso también, porque hay quien ¡se muere de la risa!, bueno, al fin y al cabo se muere contento. No nos vamos a extender hoy sobre los efectos beneficiosos que tienen las carcajadas tanto en el aspecto físico como en el psicológico, los vamos a esquematizar gracias a la colaboración que desde Alicante nos ofrece Ana Barrios con la siguiente imagen. Afinad un poquito la vista y descubriréis como afecta la risa a diversas partes del cuerpo.


Pinchar en foto para ampliar

Y después de ilustrarnos sobre como nos vamos a poner de majos y sanotes si nos reímos con frecuencia, vamos a ver si conseguimos arrancaros al menos una sonrisa con lo que le ocurrió a una pareja de esas “mu mal hablás y que tervigersan todo convertiendo las palabras en palabros en una vesita al ginecológico”.

¿CÓMO LLEGAR AL ORÉGANO?

Le dice el marido al ginecólogo:

Mire, dotor, es que tenemo un poblema: mi mujer y yo queremo tene condescendencia y no podemo, pero no sabemo si es porque yo soy omnipotente o mi mujer es histérica.

Anteriormente habíamo ido a otro dotor y nos dijo que mi mujer tenía la vajilla rota y la emperatriz subida, y como, ademá, la operaron de la basílica balear, no sabemo si eso puede haber influido.

También a mí, hace años, me operaron de la protesta, y a lo mejor me han dejado escuelas en el cuerpo. Nos recomendaron ir a un médico en la capitai, que era mu gueno.

En esa consurta, a mi mujer le hisieron una coreografía, y el médico nos dijo que no veía nada raro, y nos recomendó que hiciéramo el cojito a diario. Entonce, 15 día ella y 15 día yo, estuvimo haciendo el cojito, pero nada. Nos volvimo para aquí y otro dotor nos recomendó hacer vida marítima más seguido… y nos fuimos a la playa de Guanabo, a la de Varadero, y en toda las playas hacíamo vida marítima, pero nada.

Además, mi mujer hace tiempo tuvo un alboroto y le nació el féretro muerto, y a lo mejor eso ha influido. Pero yo creo personarmente que mi mujer es frigorífica, porque nunca llega al orégano….

Te interesa

INUNDACIONES EN LA CALLEJA

Inundaciones en la calleja, calle Avutarda. Es el sitio más bajo del pueblo y la …